autismo-asperger-trastornos-del-desarrollo-psicopedagoga-valladolid

AUTISMO, ASPERGER, TRASTORNOS DEL DESARROLLO Y DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO

Los Trastornos del Desarrollo son alteraciones congénitas que afectan a nuestra forma de aprender y enfrentarnos al mundo. Pueden darse en forma y gravedad muy variadas.

Los que más habitualmente nos encontramos son los que pertenecen al espectro autista. Ejemplo de ello es el Síndrome de Asperger. El autismo se caracteriza por peculiaridades en:

  • La comunicación (retraso o ausencia del habla, uso inapropiado del lenguaje según el contexto…).
  • El tipo de intereses y juego, frecuentemente muy restringidos (rigidez y negativa a nuevas propuestas, obsesión por actividades u objetos determinados, repetición desmedida de determinados movimientos…).
  • La socialización.

Además, las personas autistas tienden a mostrar características que las diferencian de la mayoría de las personas. Así, suelen ser más sensibles ante los sentidos (preferencia o  evitación de ciertos sonidos o luces brillantes, por ejemplo). También tienden a fijar su atención en pequeños detalles respecto a la globalidad de las cosas. Muy a menudo, destacan brillantemente en alguna habilidad concreta (como la música, el dibujo o la poesía).

Por ello, consideramos fundamental abordar el autismo desde la estimulación cognitiva y sensorial, atendiendo muy de cerca al desarrollo emocional y social de la persona. Creemos necesario un abordaje integral de la persona.

Otros trastornos que afectan al desarrollo cerebral derivan de accidentes o causas posteriores al nacimiento y hablamos así de daño cerebral adquirido. Gracias a la plasticidad cerebral y a través de estimulación cognitiva, es posible recuperar muchas funciones neurológicas dañadas.

Comments 4

  1. Lucas

    Hola, ya que no consigo respuestas por otros lados pregunto aquí, tengo 42 años. Padezco de depresión y ansiedad desde los 29. A los 30 tuve un paro cardíaco y estuve en ese estado unos 5 minutos antes de recibir atención médica. Mis estudios EEG y RSM fueron normales luegos de este espisodio. Pero al tiempo empecé a perder mí habilidad para la interacción social normal, y me fui despegando sin intención de las actividades humanas normales y sociales aún estando rodeado de gente. Hoy me cuesta distinguir si me están ganando en broma o en serio o si una risa es solo eso o una burla, y solamente reconozco emociones importantes en los demás. Pero no comprendo las susceptibildades emocionales. Lo que me lleva a no saber cómo ubicarme frente al otro, y de un tiempo a esta parte la gente termina odiandome porque no se comportarme ni cuando callar. Y me resulta más simple hablar de Física que de cosas humanas. Todo este cambio se fue dando paulatinamente y la verdad no entiendo a qué corresponde.

    1. Post
      Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *